Berlín

Entre los destinos más fáciles desde Copenhague tenemos Berlín, se trata de un simple viaje en bus de 6 horas, un poco cortado por el viaje de 40′ en ferry para cruzar el mar Báltico, a precios accesibles todo, por suerte. La otra opción es ir en tren o en avión (mucho más costoso este último según la urgencia).

A Berlín fuimos porque es un destino turístico casi obligado si estás en la zona, si te gusta la arquitectura, y la historia. Y bueno, la comida y la cerveza, obviamente. De lo más llamativo apenas llegamos: el orden. No es una ciudad impecable, imposible con tanto turismo, pero todo parecía funcionar como un reloj (de los de antes al menos).

14241429_10153731472552064_3508069377164133852_o

Seguir leyendo

Wacken Open Air 2016

Cuatro días de puro metal.

Cuatro días de puro barro.

Cuatro días que esperé por mucho tiempo \m/

Luego de pasear por Hamburgo un par de días nos dirigimos a Wacken, un pueblo en las afueras de la ciudad, un campo, un terreno que ha cobrado una vida distinta gracias al festival más grande de metal de la región. (No quiero aventurar a decir “del mundo” para no iniciar conflictos 😛 )

Recorrido: Hamburgo > (tren) > Itzehoe > (bus) > Wacken.

Como para que se den una idea de lo que nos esperaba, esta era la grilla:

Llegar, acreditar camping, armar la carpa rogando que no se largue a llover. Ir a buscar acreditación para el predio. Comprar botas para la lluvia, abandonar las zapatillas. Comprar las remeras. Comprar comida. Disfrutar de las bandas. Estos dos últimos en loop por 4 días, bueno, agregando cerveza.

13938148_10154410451054805_578338671029199253_o

Seguir leyendo

Hamburgo

Previa al fin de semana más metalero del año, pasamos unos días en Hamburgo conociendo la ciudad, acostumbrándonos a su ritmo y bueno, recorriendo bares.

Viajamos en colectivo porque es una de las opciones más económicas, y podemos dormir toda la noche en el trayecto, pero se llega muy muy temprano, por lo que hay que correr a buscar dónde desayunar 😛

Si bien es una ciudad imponente desde que se llega, no tuvo el impacto que esperaba, quizás fuera la monotonía y monocromía en general, o tal vez el bullicio de la gente y los motores. Me pareció muy Buenos Aires en algunos aspectos, sólo que con gente más variada. Supongo que el shock más grande fue la negación que tienen en general con el inglés, o más que shock, traba. No nos limitó, por supuesto, seguimos haciendo la nuestra, pero normalmente me gusta comunicarme como pueda con los locales, acercarme un poco, en este caso no fue tan fácil.

Lo hermoso de Hamburgo son los ríos y los parques, nos gastamos las suelas caminando, aprovechando los minutos de sol, comiendo una currywurst aquí y allá, y recorriendo museos, por supuesto.

14305318_10153731550947064_3721158744670334225_o

Aprovechamos que había una muestra de Manga y arte japonés en el Museo de Arte de Hamburgo, y entramos corriendo, lo que no esperábamos era encontrar tremendo espacio con muestras tan variadas, creo que estuvimos cerca de 4 horas recorriendo todas las alas del edificio, vimos desde zapatillas, pasando por ilustraciones japonesas, a restos arqueológicos, pianos del siglo XIV y demases. Muy recomendable ya que no es tan caro para todo lo que se puede ver. Seguir leyendo

Copenhell – Day 3

Este posteo va a ser mucho más acotado que los anteriores, porque realmente no había tantas bandas que quisiéramos ver, así que ahora aprovechamos para recorrer el resto de los stands y nos topamos con esto:

IMG_20160625_165524445

Había una carpa del Hospital de Copenhague y la organización Giv Blod en la que uno podía registrarse como donante de sangre, concientizarse e informarse al respecto. Lamentablemente para ser donante en Dinamarca hay que saber el idioma, lo básico al menos, para entender lo que estás haciendo y lo que te dicen los médicos y enfermeros, tiene sentido, y además te regalaban caramelos. Seguir leyendo

Copenhell – Day 2

Luego de una buena ducha y un merecido descanso amanecimos temprano para retornar al Copenhell.

La gente que había acampado nos contó que fue una noche complicada por la lluvia, pero ya sabemos que a la larga al metalero lo que le interesa es vivir un día más de estival para seguir viendo sus bandas favoritas, no los vamos a culpar.

Arracamos el viernes con la banda islandesa Sólstafir, ellos hace un metal progresivo algo experimental, ellos mismos se identifican como “Antichristian Icelandic Heathen Bastards“, pero parece que son más buenos que un plato de avena, jajaja, especialmente el bajista con sus trenzas coloradas. En fin, sonaron muy bien, la onda con el público fue excelente, el problema estuvo en que se les acabó el tiempo pactado y la organización les cortó el audio, así de buenas a primeras, lo que no les gustó para nada y se fueron del escenario bastante enojados. Al menos el show lo disfrutamos igual, aunque todos hubieramos querido que siguiera un poco.

Seguir leyendo

Copenhell – Day 1

Aún recuerdo la emoción del momento que decidimos comprar las entradas para este festival, estábamos en nuestra primera semana en Copenhague, nuestro anfitrión de AirBnB, Frederik, nos prestó su tarjeta de crédito para la compra y hasta nos imprimió la entrada, así comenzamos la cuenta regresiva a 3 días de metal inolvidables 🙂

Previo al evento, se creó un grupo en facebook, el Copenhell Family, donde se fueron sumando todos los fanáticos de la región, gente que compartía sus experiencias en ediciones anteriores del festival. De a uno nos fuimos presentando y así es como me contacta Vero, de Argentina, que estaba de vacaciones por escandinavia y también venía al festival. Con ella y sus dos amigos Pablo y Pablo me encontré la primera mañana para llegar al lugar, caminamos hasta Christianshavn para esperar, junto a otros cientos de fans, el colectivo 666 que nos llevaba a la puerta del predio.

La procesión hacia la entrada de recitales siempre me genera una estúpida ansiedad, me entran ganas de correr a lo loco para llegar rápido y asegurarme que todo está en orden con mi entrada, por lo visto es algo que no dejé con el resto de mis cosas en Argentina.

Cientos de personas caminando a paso tranquilo, como una marea negra casi homogénea con destellos plateados, eso fue el ingreso al Copenhell, donde cada tanto nos pispeamos las remeras entre todos para ver cuál es la banda que te genera tanto que decides usar sus logos como emblema.

Llegamos al ingreso y control de seguridad, obtuve mi pulsera de pase por los tres días, y me apresuré a comprarnos la merecida remera del festival.

Seguir leyendo

Bruselas + Brujas

Nuevamente un fin de semana decidimos aprovechar alguno de los destinos más económicos (en cuanto a viaje al menos), y partimos hacia Bruselas. La salida se vio demorada por ‘cuestiones climáticas en Francia’, aunque ya nos habían advertido de las demoras que podía tener RyanAir, pero bueno, vuelos baratos, calavera no chilla (?). Al menos nos dio tiempo para conocer el bar Murphy’s en el Aeropuerto de Copenhague.

Llegamos a eso de las 2 de la mañana, cuando ya no había transporte público que conociéramos, así que tomamos un taxi hasta el hostel, que por suerte no tenía líite de horario para el check-in. Nos atendió un hombrecito muy simpático de Colombia que se alegró mucho porque hablábamos español, ya que parece que lucha bastante para aprender inglés. El hostel que conseguimos fue el Hello Hostel, muy grande, la habitación limpia y luminosa, el espacio de desayuno bastante amplio, con sillones cómodos y un patio. El desayuno, que viene incluido, es algo básico pero lo suficiente para arrancar el día con mucha energía. También cuenta con muchos baños por piso y la cocina que se puede utilizar si tienes ganas de cocinarte algo. También está muy cerca de una estación de tren, lo que lo hace ideal para moverse hacia cualquier punto de la ciudad. Recomendamos sacar los vales por días en las máquinas expendedoras, unos 7 Euros y pueden utilizar casi todos los servicios de manera ilimitada, contra 2 Euros por viaje, es negocio. 😉

Sábado a la mañana, desayuno y salimos a recorrer los lugares que habíamos marcado en el mapa, primer destino, el Jardín Botánico, donde recorrimos los laberínticos caminos, encontramos flora de diferentes regiones (incluso plátanos que parece que soportan bastante el clima local), y donde se largó a llover torrencialmente y nos refugiamos debajo de un arco con enredaderaas junto con un hombre que paseaba a su Samoyedo y era una pelota de barro a esa altura. El hombre, muy amable, empezó a hablarnos porque la cámara siempre deschava a los turistas, y preguntó si hablábamos español (¡otro más!), nos contó que había visto hace poco Relatos Salvajes y que le había gustado, asombrado y divertido por cómo gritan improperios los argentinos, see what I did there? 😛 le pedimos recomendaciones para ver y nos dio una larga lista de cosas por hacer.  Hasta ahora no le pifiamos con la gente que nos cruzamos 🙂

Seguir leyendo

Zoológico de Copenhague

Muchos me conocen por no ser gran partidaria de los zoológicos, pero a pesar de eso decidimos ir a conocer el de Copenhague.

La entrada no es de lo más económica, o eso parece al principio, pero una vez finalizado el recorrido queda la sensación de que realmente has hecho valer tu dinero, ya que necesitas de al menos 4 horas para recorrerlo y disfrutarlo.

El lugar está muy bien diagramado, para poder ir conociendo fauna por regiones, como ser el ártico, las selvas tropicales o los desiertos.

Mi primera impresión apenas entramos al zoo fue MIEDO, miedo porque lo primero que vi fue un enorme león echándole un ojo a los visitantes con apenas una fosa de separación, ni rejas, ni vidrio triple (?) ni nada, solo un pozo, que desde mi punto de vista ese gatito lo podía saltar si se lo proponía. En fin, una vez pasado el miedo/asombro/parálisis, el gran felino se bajó de la roca en la que estaba posado para ir a dormir una siesta al sol con sus 6 leonas. Al fin y al cabo son mininos fiacosos.

Seguir leyendo

Malmö, cervezas y Bollywood

El siguiente sábado aprovechamos para conocer Malmö, ya que por Facebook nos enteramos que inauguraban una nueva comiquería y por la ocasión realizaban un desfile Geek (también conmemorando el Día del orgullo friki y el día de la toalla que fueron el miércoles 25)

Así que nos tomamos un colectivo Flixbus hacia Malmö (mucho más económico que ir en tren). La ciudad está a apenas unos 50 kilómetros de Copenhague, y las une el famoso puente Øresund, ahora un ícono más gracias a que es clave en la serie Bron|Broen.

Lamentablemente esta vez no conseguimos asientos adelante como para poder disfrutar del paisaje al máximo, pero ya habrá otras opotunidades.

Llegamos a la estación central de Malmö y ya comenzamos a transitar la ciudad camino a descubrir diferentes paisajes hasta que se hiciera hora de ir a la comiquería. De entrada nos encontramos con dos esculturas clásicas de la ciudad, el revolver con nudo, The Knotted Gun, un símbolo por la no violencia, el Spectral Self Container, y la Orquesta Optimista.

Hermoso día para caminar por la ciudad y conocer todos sus recovecos, así llegamos también al Castillo de Malmö, que tiene entrada gratis los domingos, muy  recomendado ya que cuenta con varios museos, entre ellos uno de Ciencias Naturales, un acuario, una sección de arte contemporáneo y muestras temporales, y el museo de historia en sí, donde se puede subir a la torre y sentir de verdad lo que era habitar esas húmedas habitaciones pequeñas.

Seguir leyendo

Towel Day – Copenhague 2016

Bueno, después de mucho deliverar y pensar dónde y cómo íbamos a festejar el Día de la Toalla este año, decidí armar el clásico evento en Facebook para convocar a los nerds de la zona.

Como todos los años, le avisé a la gente de Towelday.org que iba a realizarse un evento, pero esta vez en Copenhague, porque había uno en otra ciudad que nos quedaba muy lejos. Fueron tan amables de agregar el evento a su web, como cada año 🙂

Screen Shot 2016-06-01 at 12.52.23 PM

Por otro lado comencé a ponerme en contacto con gente en diferentes grupos de ciencia ficción, comics y fantasía por doquier. Se prendieron de una, emocionados al saber que estaba la oportunidad de hacer un picnic nerd, sólo porque 42. 🙂

Me entusiasmó mucho el nivel de respuesta en el evento, algunos no podían asistir, pero aún así mandaron fotos con sus toallas al evento.

Seguir leyendo